Álvaro Galiana: "Vacunarse es la única medida que nos puede sacar de esta situación dantesca"

09 de marzo 2021
Álvaro Galiana

Para el infectólogo "la gente no ha entendido que no hay opción: esto se resuelve con las vacunas o no se resuelve"

El infectólogo y actual director del Hospital Pereira Rossell, Álvaro Galiana, dijo en Informativo Sarandí que preocupa la indiferencia en la gente ante el aumento de los casos, ante la llegada de las vacunas y la necesidad de mantener las medidas no farmacológicas.

Para el especialista este es uno de los peores momentos de la pandemia y preocupa que "vamos en ascenso" y no hay ningún indicador que diga que esto va a bajar en unas semanas.

"La gente no ha entendido que no hay opción: esto se resuelve con las vacunas o no se resuelve, enfatizó.

Galiana indicó que el objetivo en este momento es lograr la mayor cantidad de inmunizados porque está comprobado que aquellos que se vacunan no se enferman en forma grave y no se mueren.

BRASIL "NOS PONE EN MUCHÍSIMO RIESGO"

Por su parte, en el programa Al Pan Pan, el infectólogo Eduardo Savio dijo que "es muy peligroso" el aumento sostenido de la cantidad de casos en todo el país, con departamentos en rojo, naranja y amarillo.

El experto recalcó que las vacunas "son las únicas herramientas que tenemos para comenzar el camino hacia el fin de la pandemia", pero aclaró que falta para que se alcance una inmunidad de rebaño y con ella la disminución de casos y de muertes.

La situación brasileña "nos pone en muchísimo riesgo", enfatizó Savio. "El negacionismo de Bolsonaro, el hartazgo de la sociedad brasileña y la ausencia de medidas claras están convirtiendo a Brasil en una enorme caja para la aparición de nuevas variantes", agregó.

El infectólogo citó a un investigador estadounidense que definió a Brasil como "el gran laboratorio a cielo abierto de coronavirus".

Consultado sobre las nuevas cepas, Savio dijo que son todas diferentes pero comparten la mayor capacidad de transmisión. Sobre eso, señaló, se debe tener mucho cuidado porque si su dispersión a nivel internacional sigue avanzando puede haber un impacto negativo en la efectividad de las vacunas.

La cepa del Reino Unido ya está en 94 países, la de Brasil en 20 y la sudafricana, en 30, informó Savio.