Inspirados por pasajeros del Greg Mortimer, privados reunieron US$ 450.000 en 48 horas para la ciencia

27 de junio 2020
cive instituto pasteur

En el nuevo Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica del Instituto Pasteur se buscarán soluciones locales a problemas que afecten al país.

"Estos fueron meses que se vivieron muy rápido, como si no hubieran pasado; meses de mucho trabajo y de mucha satisfacción", dijo Carlos Batthyany, director del Instituto Pasteur de Montevideo, en A Ciencia Cierta.

El científico nos contó sobre la inauguración del Centro de Innovación en Vigilancia Epidemiológica (CIVE), que se lanzó hace pocos días y que apunta a "aportar herramientas tecnológicas modernas que permitan hacer una mejor vigilancia epidemiológica y dar respuestas en tiempo real con soluciones nacionales a problemas que afecten al país".

"Si algo nos dejó esta crisis es la enseñanza de que en equipo se trabaja mejor, los resultados son más potentes y se disfruta mucho más", dijo Batthyany y recalcó que este centro llega para sumar y no para sustituir a las instituciones que ya trabajan en vigilancia epidemiológica.

El concepto central del trabajo para el CIVE es el de "una sola salud", que se basa a su vez en un planteo que desde hace años impulsa la Organización Mundial de la Salud: para que haya un ser humano sano tiene que haber animales sanos y un medio ambiente saludable.

Batthyany resaltó además la importancia de la unión entre los actores públicos y privados para la construcción de soluciones y para la creación de este centro. El disparador, dijo, fueron los pasajeros del Greg Mortimer, que anunciaron su deseo de hacer alguna donación significativa para el país que los ayudó.

Eso quedó más como interés que algo real, dijo el director del Instituto Pasteur, pero señaló que a partir de que se conoció esa intención comenzó a recibir llamadas de privados. empresas, empresarios, cámaras empresariales, embajadas y personalidades de distintos países.

En 48 o 72 horas decidieron donar montos importantes, que alcanzaron a 450.000 dólares con los que se creó este centro. Y todo ello sin beneficios tributarios, sin exoneración impositiva por la donación, resaltó.

"Esto llena de orgullo porque esa es una de las cosas que más falta: crear ese entramado entre públicos y privados para entender que podemos caminar hacia una sociedad del conocimiento y que con un fin absolutamente loable podemos evolucionar hacia un país más desarrollado en el que nuestras commodities pasen a ser el conocimiento y su exportación", sostuvo.

Escuchá la entrevista.