Delegado de ARU en INAC analizó las exportaciones cárnicas de Uruguay en el primer cuatrimestre

15 de mayo 2020
Carne

En entrevista con Agronegocios Sarandí, el delegado de la ARU en la junta directiva del INAC se refirió a la influencia del coronavirus y su impacto en los principales mercados, y a la sequía y la caída de precios en el mercado interno.

El Ing. Agr. Manuel Lussich, delegado de la Asociación Rural del Uruguay (ARU) en la junta directiva del Instituto Nacional de Carnes (INAC), analizó las exportaciones cárnicas de Uruguay en el primer cuatrimestre de 2020.

“Detrás de todo lo que está pasando está la pandemia, además tenemos una seca que explica parte del problema. Hubo una caída de precios que desalentó al productor a vender. La seca y el precio explican la caída en la faena”, sintetizó al comienzo de la entrevista con Agronegocios Sarandí.

El productor recordó que primero se frenó la demanda china, y después la de Europa. “El problema es más grave, no se está comprando. Es probable que la Cuota Hilton no se cumpla, porque los compradores no puedan comprar, porque los restaurantes no están funcionando, la gente no sale a comer, cae la demanda y los importadores no pueden importar porque no pueden vender. Es todo muy lógico, es consecuencia de la enfermedad, y no sabemos hasta cuándo puede durar, lo que genera incertidumbres”, planteó.

Señaló que en el mercado interno el precio del novillo se acercó al de la vaca, porque el mercado chino “empezó a demandar tímidamente”.

Consideró que “no habrá aumento de oferta en los próximos meses, por el invierno”, y esa situación podría extenderse hasta fin de año, cuando surtan efecto los verdeos en los ganados.

Agregó que la cuota 481 sufrió la misma suerte que el resto de la carne, primero por el acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos, y ahora porque no hay consumo.

Comentó que “si bien China fue un gran demandante de carne en 2019, Europa fue el que pagó mejor”, y consideró que es correcto comparar lo que ocurra en 2020 con el primer semestre de 2019, ya que en el segundo semestre se dispararon los precios por la peste porcina en China y el novillo llegó a U$S 4,20 en Uruguay, una situación que fue totalmente excepcional.

La problemática de la fiebre porcina continúa y sostiene la demanda china, pero los precios que paga el país asiático cayeron, así como los volúmenes, pero destacó que ese mercado siga funcionando.

Lussich admitió que toda esta situación no será de rápida recuperación, porque “todavía no sabemos dónde estamos parados con el Covid-19”.

Remarcó que los volúmenes que importa China “son incomparables con los de otros mercados”, y que “un 10% de caída del mercado chino no lo arregla un aumento de 10% en Rusia, que estaba casi en cero. China se llevó casi 70% de la carne uruguaya el año pasado”.

Consultado sobre el trascendido de que importadores chinos quieren volver a renegociar contratos, respondió que no tiene datos al respecto, pero destacó que ahora se están haciendo negocios con “importadores más sólidos” respecto a algunos con quienes se hicieron negocios el año pasado.

Por otra parte, Lussich comentó que la depreciación del real en Brasil hace muy competitivo al país en dólares, y que “no es de extrañarse que a Brasil le vaya bien en los mercados cárnicos” aún en este contexto.