Precio de la soja está a solo U$S 40 del récord y tiene vía libre para seguir avanzando

12 de mayo 2021

Este martes superó los U$S 600 por tonelada debido a los bajos stocks, fuerte demanda y al debilitamiento del dólar.

El precio de la soja está a solo U$S 40 del récord histórico de julio de 2012, y tiene vía libre para seguir creciendo, destacó en Agronegocios Sarandí el economista argentino Iván Barbero, quien agregó que el precio actual de la oleaginosa duplica al de hace un año atrás.

Barbero sostuvo que los fundamentos del mercado son muy sólidos. “Hasta ahora Estados Unidos viene trabajando con proyecciones de stocks para el ciclo 2020/21 ligeramente por encima de los 3 millones de toneladas, esto equivale a solo 10 días de consumo. Estados Unidos se encamina a un escenario en el que no va a haber soja y el mercado toma nota de esto”, subrayó.

El consultor también señaló que “se suma la excesiva liquidez que hay a nivel mundial, después de la masiva emisión de dólares que hizo la Reserva Federal de Estados Unidos. Todo esto generó un escenario en el que los precios lucen imparables”.

Además, consideró que “podríamos ver ganancias adicionales”. Dijo que “cuando uno habla del mercado de granos habla de la especulación, y eso nos lleva a hablar de los fondos (de inversión), pero los fondos no están excesivamente comprados en el mercado de soja. Tienen una posición importante, pero están a 70.000 u 80.000 contratos del récord histórico en 2012. De modo que si la especulación redobla su apuesta en el mercado de soja, hay mucho terreno por ganar”.

También se refirió al “mercado inverso”, que ofrece mayores precios por la soja disponible, reflejando que “el mercado está ansioso por contar con mercadería en el corto plazo”.

De todos modos, admitió que los precios de los futuros de la próxima zafra son “elevadísimos”, y consideró que “de mantenerse el escenario actual, tranquilamente julio de 2022 el precio de la soja puede llegar a U$S 600, no hay que descartarlo”.

¿Qué debería pasar para que el escenario cambie?

Consultado sobre qué debería ocurrir para que se revierte el actual escenario de precios, Barbero respondió que, desde el punto de vista de los fundamentos, “China debería levantar el pie del acelerador y dejar de comprar soja por un tiempo”.

Otra alternativa sería que la superficie destinada a soja en la próxima campaña en Estados Unidos, números que se conocerán a fines de junio, sean muy superiores a los que se venían manejando. “Se hablaba de 2 o 3 millones de hectáreas más en soja para la próxima campaña, si el número fuera algo superior se podría distender un poco el mercado”, señaló.

“Y otro factor, que no tiene una probabilidad de ocurrencia muy fuerte en el corto plazo, es que el dólar se fortalezca a nivel internacional. El dólar está débil, por la superemisión que hubo, con tasas bajísimas, pero si la Reserva Federal de Estados Unidos empieza a subir las tasas, debería hacerlo fuertemente para que el dólar se fortalezca en el plano internacional, y eso frenaría el precio de todos los commodities. Pero es algo que no lo estamos esperando, al menos en el corto plazo”, afirmó.

Argentina

Consultado sobre el negocio de la soja en Argentina. El analista comentó que los precios locales son de U$S 370 por tonelada de soja disponible, cifra que demuestra el impacto del sistema de retenciones.

“Acá hay dos cuestiones: las retenciones, estamos hablando de un 33%, pero a eso le debemos agregar la relación entre el dólar oficial, que es a la cotización que cobra el productor, y la del dólar financiero o dólar bolsa, que tiene una brecha de 60% o 70%, que lleva a que el productor termine captando un precio muy por debajo del mercado internacional”, explicó.

Agregó que, si se considera el tipo de cambio, “el productor termina cobrando menos de U$S 300, y eso lleva a que termine percibiendo aproximadamente 40% del precio del mercado de referencia”.

Escuche la entrevista: