La crisis sanitaria sacude al gobierno de Brasil e hizo sonar las alarmas en Rivera

26 de mayo 2020

Según datos del Centro de Sistemas de la Universidad estadounidense Johns Hopkins, Brasil es el segundo país detrás de EEUU con más casos confirmados de COVID-19.

El primer caso confirmado de COVID-19 en Brasil se conoció a fines de febrero, cuando un estudiante de Minas Gerais que había estado en Wuhan dio positivo.

Desde entonces, ya sea por la cantidad de casos o por la crisis política que desató la llegada del virus, el país ha estado en los titulares de casi todos los medios del mundo.

Y desde hace algunas semanas son varios los expertos que han apuntado hacia el gigante sudamericano como el próximo epicentro de la pandemia mundial.

Hay 363.211 positivos, que se traducen en 1.732 casos por millón de habitantes, una cifra por demás preocupante si se compara con los 211 y 267 casos por millón de habitantes que hoy tienen Uruguay y Argentina, respectivamente.

En lo que refiere a fallecimientos, según The New York Times, este lunes Brasil registró 807, con un acumulado desde el comienzo de la crisis que supera los 23.400.

El resultado es una crisis sanitaria que engrilleta la economía y sacude al gobierno de Jair Bolsonaro, enfrentándolo con los gobernadores y miembros de su propio gabinete

Esta situación del país vecino hizo que en Uruguay sonaran las alarmas, luego de un fin de semana en el que un nuevo y preocupante foco de contagios y dos muertes fueran confirmados en Rivera.

Por eso el gobierno uruguayo anunció nuevas medidas sanitarias y de control para la ciudad fronteriza por parte de ambos países. Para ello, el presidente Luis Lacalle Pou viajó a Rivera.

Escuchá el informe.