Argumentos a favor y en contra de la venta de corderos y lechones faenados en el campo

13 de noviembre 2020

La Ley de Urgente Consideración establece pena de prisión para quien faene y comercialice animales en establecimientos que no estén habilitados.

La Ley de Urgente Consideración, aprobada recientemente, establece que “el que faenare clandestinamente cualquier animal cuya carne se destine al abasto, industrialización o comercio será castigado con pena de seis a 24 meses de prisión".

El objetivo de esta medida es establecer mayores exigencias para combatir el abigeato, al tiempo que se asegure la inocuidad de los alimentos.

En los últimos días hay quienes se han expresado a favor y en contra de esta normativa, con argumentos sólidos, que han generado un importante debate.

Uno de los primeros en expresar su discrepancia fue el senador nacionalista Sebastián da Silva, quien en declaraciones a Nueva Era Digital TV, del departamento de Colonia, expresó que el aumento de restricciones para el combate al abigeato lleva a exigencias “ridículas”, en referencia a la sanción de faenas en predios que no estén habilitados.

“Se dan situaciones absurdas, como en centros poblados que no tienen carnicerías y no pueden comprar un consumo ovino. O la zafra de fin de año, porque hay gente que cría lechones y corderos, y tiene una zafrita para tener un poco más de ingresos”, señaló.

El legislador propone que el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP) y el Instituto Nacional de Carnes (INAC) “hagan un talonario sencillo, que le de cierta trazabilidad, ante eventual requisa de la Policía, para corderos, lechones y pollos caseros”.

Sobre el argumento de la inocuidad alimentaria, Da Silva dijo que “cae por su propio peso porque, salvo excepciones, no conozco gente que haya visto afectada su salud por comer un cordero casero”.

El presidente del INAC, Fernando Mattos, dijo en recorrida por Paysandú que la venta informal del productor al consumidor “no es un canal adecuado, vamos a llamar a la conciencia y colaboración de las gremiales para que les transmitan a sus asociados, porque es totalmente irregular”.

Agregó que “es muy difícil que podamos exigirle al carnicero establecido que cumpla todas las reglas cuando tiene un comercio desleal que compite con su propia actividad”.

El titular del MGAP, Carlos María Uriarte, declaró a El Observador que no había recibido la propuesta del senador Da Silva, pero que en la cartera son conscientes de la preocupación de los productores.

"La intención de este gobierno jamás va a ser obstaculizar, pero sí poner orden y saber diferenciar los que son productores y los que se aprovechan de lo ajeno", afirmó.

Agronegocios Sarandí consultó a actores de la cadena que tomaron posición sobre este asunto.

Uno de ellos fue Gustavo Basso, consignatario de ganado y director del frigorífico Bamidal SA, quien dijo que si tiene que elegir entre lo formal y lo informal, elije lo formal. Y sostuvo que no tiene dudas de que “cualquier flexibilización para la faena clandestina o predial, favorece a las organizaciones delictivas”.

Por otra parte, el Dr. Norberto Paiva, cabañero de la raza Texel, señaló que hay pequeños productores en Canelones y San José, que no tienen el volumen ni el tipo de producto que demanda la industria.

Y que en varios departamentos e incluso grandes regiones del país, como el Este, ni siquiera hay mataderos habilitados como para realizar este tipo de faenas, por lo que sería sumamente necesario que los pequeños productores pudieran seguir vendiendo directamente su producción al consumidor, como lo han hecho siempre.

El presidente del Secretariado Uruguayo de la Lana (SUL), Miguel Sanguinetti, comentó que se le está buscando una solución a este tema, ya que es muy importante para los pequeños productores.

Compartimos el informe.

Agronegocios Sarandí · Informe sobre la venta de corderos y lechones faenados por productores

Foto principal: presidencia.gub.uy
Foto audio: SUL