Sara Méndez: testimonio de una sobreviviente del Plan Cóndor

08 de julio 2021

El pasado fin de semana fue detenido el represor Jorge Tróccoli en Italia, quien deberá cumplir cadena perpetua por crímenes cometidos durante la dictadura uruguaya. El Tribunal Supremo italiano dio a conocer la sentencia final tras el largo juicio sobre la muerte y desaparición de una veintena de ciudadanos italianos-latinomaricanos durante el Plan Cóndor

El secuestro de niños como botines de guerra en operativos de coordinacion entre las dictaduras de la región, era una de los delitos atroces cometidos por los condenados. Uno de esos niños era Simon, que fue arrancado de los brazos de su madre cuando tenia 20 días de vida.

Hoy les proponemos repasar la historia de Sara Méndez y su hijo Simón, que se reencontraron después de 26 años de búsqueda.

Sara fue secuestrada el 13 de julio de 1976 en su casa en Buenos Aires. Era militante el PVP, Partido por la Victoria del Pueblo y al igual que muchos uruguayos se había exiliado en la vecina orilla.

El fallecido represor Jose Nino Gavazzo fue el responsable del operativo que irrumpió en la casa de Méndez esa noche del 13 de julio. Fue quien la torturó y le arranco a su hijo de sus brazos.

El periplo de Sara Méndez es bastante conocido por los uruguayos. La fotografía de Simón, recién nacido, estuvo, como la de Mariana Zaffaroni y tantos otros niños apropiados por la dictadura, reclamando justicia desde los muros durante años, pero sobre todo durante la campaña para derogar Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado.

Debió sortear más de una vez los obstáculos que se le ponían en el camino. Se le dijo que su hijo estaba muerto; se la dejó creer, durante diez años, que un joven que vivía en Montevideo era Simón, hasta que los estudios de ADN dieron negativo y volvía al punto de partida.

El periplo de la búsqueda terminó tras un dato y una investigación del entonces senador Rafael Michelini y el periodista Roger Rodríguez.

Lograron llegar hasta Aníbal, un joven que había sido criado como hijo de un subcomisario que vivía en Buenos Aires. En 2002 se le realizó el análisis de ADN que confirmó que, finalmente, Simón había aparecido.

Simón prefiere que lo llamen Anibal, aunque decidió llevar Simón como segundo nombre y el apellido de su madre Méndez.

Anibal Simon Mendez hoy tiene 45 años y es padre de un niño.

Escuchá los testimonios y el informe de Las Cosas en su Sitio.