ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

Los uruguayos somos pocos, viejos y es “difícil” que lleguemos a 4 millones

4/07/2018 7:55 pm

“En la línea de la transición demográfica que lleva a las poblaciones a tener esperanzas de vida más largas y menos hijos, Uruguay está muy avanzado”, dijo en Al Pan Pan Ignacio Pardo, doctor en Sociología y especialista en demografía, y explicó que eso, que nos acerca a los países más desarrollados del mundo, también es lo que lleva a que la población sea envejecida.

Pero Uruguay, como país latinoamericano que es, tiene algunas características que los países más desarrollados del mundo no tienen: por ejemplo, más desigualdad, apuntó Pardo.

“Entonces, los comportamientos demográficos muestran desigualdades propias de los avances que restan por hacer en términos de igualdad y se ve que en las zonas más pobres hay más hijos no deseados, que la anticoncepción no es perfecta, que la fecundidad adolescente es más alta (…). Y la foto más general se complejiza”, explicó.

Por otra parte, el experto destacó que en Uruguay hay material estadístico que se actualiza cada vez con mayor fluidez y permite estudiar datos con rapidez. Entre ellos, dijo, hay bases de datos de 2017 que ya se están analizando y permiten ver que hubo un descenso “bastante impactante” en la fecundidad adolescente.

“Sabíamos que la fecundidad adolescente estaba compuesta de nacimientos no deseados. Dos de cada tres no querían tener, y que descienda allí es altamente indicativo de que quizá están empezando a controlar mejor su fecundidad”, explicó.

Consultado sobre cuál es el peor problema demográfico de Uruguay, Pardo explicó que son los temas vinculados a la desigualdad social. Y “por la positiva”, complementó: “El envejecimiento no es un problema, la migración tampoco, la baja fecundidad en sí misma tampoco lo es. Las tendencias generales del país no son indicativas de problemas generados por las tendencias demográficas”.

Finalmente, Pardo afirmó que “es difícil” que Uruguay llegue a los 4 millones de habitantes alguna vez. “Las proyecciones dicen que vamos a dejar de crecer en 2040. Por el lado de la fecundidad la veo difícil y necesitaríamos una inmigración bastante más fuerte”, señaló.

 

Aquí la entrevista completa.