ÚLTIMA HORA

NOTICIAS

Tamberos advierten que el nuevo fondo se administrará de forma errónea e ineficaz

16/02/2018 8:30 am

Productores de leche advirtieron este miércoles que el nuevo fondo que tiene el objetivo de reestructurar los pasivos financieros de los tambos será administrado de una forma errónea y que terminará perdiendo buena parte de la eficacia que necesita el sector.

Así lo expresó en entrevista con Agronegocios Sarandí Justino Zavala, directivo de la Agremiación de Tamberos de Canelones (ATC), quien comentó además que el sector está muy complicado por una profunda crisis, que hay expectativas de que se pueda empezar a recuperar, pero que necesita rápidamente de una inyección de fondos frescos.

Recordó que se viene trabajando en este tema desde hace más de dos años, con distintas alternativas, como la devolución de impuestos, recuperar los U$S 39 millones que Venezuela aún adeuda a Conaprole, y algunas otras alternativas. Pero cristalizó finalmente en la posibilidad de recuperar, a través del precio de la leche pasteurizada, parte de lo que el sector productor le trasladó al consumidor en los últimos 10 años.

El ajuste de precios se realizó con la utilización de distintas fórmulas, pero comparado con el Índice de Precios al Consumo (IPC) se observa que se generó un desfasaje de U$S 130 millones en los últimos 10 años. Fue a partir de esos datos que el entonces ministro Tabaré Aguerre planteó que en el aumento del precio de la leche se incorporara $ 1,30 para formar un fondo.

Ese fondo, que en principio se iba a distribuir entre los productores en función de los litros remitidos en el año anterior (2016), como ocurrió con los últimos fondos lecheros, luego pasó a ser un fondo de garantía para reestructurar el endeudamiento de los tambos.

El endeudamiento del sector lechero creció de forma tal en los últimos años, que el monto total equivale al precio de todas las vacas en producción que hay en Uruguay. Sin embargo, la morosidad del sector no está ni cerca de términos alarmantes, ni es la mayor dentro del sector, está en el entorno de 4% y 5% anual, porcentajes bajos si se tiene en cuenta la importante crisis que vive la lechería.

Las discrepancias

Los productores no comparten que se usen todos los recursos en ese fondo, y proponen otro proyecto, ampliándolos de U$S 30 millones a U$S 60 millones. Se planteó que los precios de todas las leches al consumo incorporen ese aumento de $ 1,30 por litro, asumiendo que en el mediano plazo el consumo de leche común será superado por el de leche larga vida.

Luego los tamberos promovieron que aún utilizando solo la leche pasteurizada se aumentara el tiempo de recaudación, y que en vez de hacerlo durante cuatro o cinco años fuera en seis u ocho años, como ocurre con el actual Fondo de Financiamiento a la Actividad Lechera (FFAL).

“Asumimos que el fondo de garantía era un planteo del gobierno y no lo queríamos tocar, y por eso planteamos un fondo paralelo de U$S 30 millones, un fideicomiso financiero para libre disponibilidad. Aceptábamos incluso que una parte sea obligatoria para cancelar deuda, como lo fue el FFAL I, pero que el productor recibiera recursos para reestructurar su empresa y seguir produciendo en un año bisagra, aprovechando la mejora de los precios de los lácteos a nivel internacional”, comentó Zavala.

Propuesta atendida parcialmente

El productor de Canelones dijo que la propuesta de los tamberos fue atendida parcialmente, porque el fondo que era exclusivamente de garantía pasó a destinar unos U$S 6 millones a los pequeños productores, que producen como máximo 480.000 litros al año -unos 1.300 litros por día-.

Además se creó un fondo anticíclico, de U$S 3 millones, el que fue considerado extremadamente insuficiente. “Es como abrir una caja de ahorros con $ 10”, dijo Zavala. El productor recordó que el fondo anticíclico de Conaprole era de U$S 50 millones y apenas alcanzó para asistir a los productores durante un período.

El fondo también pasó a establecer la posibilidad de que quienes no lo hayan utilizado para refinanciar pasivo tras un período de seis meses, podrán utilizarlo como garantía para la incorporación de tecnología, por ejemplo.

Lo que sigue

La Ley aún no fue promulgada porque faltan algunas firmas de integrantes del Poder Ejecutivo -el ministro Enzo Benech lo firmó el pasado miércoles- y se espera que esta semana esté lista, para que mediados de abril se reglamente y luego comience el proceso de adecuación para su puesta en funcionamiento.

Zavala señaló que eso dependerá también de la voluntad de entes como el Banco República, que tiene su autonomía y sus normas.

El Instituto Nacional de la Leche (INALE) participará en la preparación de la reglamentación y en la administración del fondo. “Esperamos en ese marco corregir y mejorar lo que sea posible”, concluyó el productor canario.